Urge una nueva lógica comunicacional interfronteriza

VENEZUELA | Por Víctor M. Rodríguez (*) – Hemos sostenido reiteradamente y en diferentes espacios la necesidad de impulsar, consolidar y desarrollar una nueva lógica comunicacional interfronteriza para coadyuvar, en lo que se ha denominado la construcción de una nueva frontera de paz.

Luego que se cerrara la frontera por cerca de un año entre Colombia y Venezuela, por los hechos que son de público y notorio conocimiento de los que vivimos en zona de frontera e inclusive mucho más allá, por toda la repercusión mediática que el tema tuvo; el proceso de reapertura viene siendo gradual y trabajoso para ambos gobiernos.

En el medio, un pueblo que, acostumbrado a una frontera abierta, sufre los embates de controles, limitaciones y una arremetida mediática que no cesa por parte de medios de comunicación que defienden intereses non santos, de un lado y otro de la línea fronteriza.

En este marco, es digno de celebrar el desarrollo el pasado mes de octubre del primer taller binacional de comunicación comunitaria, donde participaron movimientos sociales y medios de comunicación alternativos de Venezuela y de Colombia, en el municipio Junín del fronterizo estado Táchira.

Experiencias como éstas abren las puertas, o por lo menos las ventanas a nuevos aires en lo que significa la construcción desde las bases de una nueva lógica comunicacional binacional, interfronteriza que discuta, aporte, consolide y socialice nuevos conceptos comunicacionales que abonen a una integración -valga el juego de palabras- integral.

Lamentablemente, la lógica comunicacional de un grupo de potentes (y por veces potentosos) medios de comunicación mercantilistas, no logran ni buscan una mirada integradora de la vivencia fronteriza, relegándola a penosos titulares de prensa embanderados en contrabando, sicariato, abigeato, trampas, corrupción y muerte.

La llamada frontera viva, con familias binacionales e incluso plurinacionales, que hacen de la línea divisoria un dato anecdótico de un mapa escolar, queda relegado a cuentos de carretera, a historias de vida para rellenar espacios que no se han podido comercializar con “noticias” de mayor envergadura para los intereses comerciales de los mass media.

Esta es la lógica que afirmo hay que destronar, para la construcción de una lógica comunicacional participativa, protagónica, analítica y propositiva de una integración integral, que no solo deje a los medios de comunicación o en su defecto, a los comunicadores y comunicadoras de los medios, la exclusividad del manejo y construcción del discurso, que luego pinta una realidad tergiverzada, parcializada y la más de las veces alejada a la realidad.

La participación de los movimientos sociales, sus vocerías comunicacionales, las estructuras latentes de un pueblo que vive y sueña sin tener una línea divisoria como escala de valores para la construcción de su cotideanidad, es primordial para que el mensaje y su consecuente discurso reflejado en los medios, aporten a una economía, a una salud comunicacional interfronteriza que no estigmatice y mas bien proyecte a la frontera colombo-venezolana, en este caso; a nuevos estadios de construcción conjunta de la Paz. Así con mayúscula.

(*) Coordinador General del Colectivo Comunicacional Plurinacional Corresponsales del Pueblo

Comparte esta noticia...Share on Reddit
Reddit
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *