Repudiaron en Argentina prisión domiciliaria de Etchecolatz

ARGENTINA | DDHH (Buenos Aires – VIE.29.DIC / ESPECIAL Prensa Marcha) – Luego del otorgamiento de la prisión domiciliaria al represor Miguel Etchecolatz y antes de su arribo a Mar del Plata, reproducimos el comunicado realizado por Hijxs y ex Hijxs de Genocidas.

Hijxs y ex Hijxs de Genocidas es una agrupación que se fue construyendo en torno al espanto, pero también ante la fuerte necesidad de esxs hjxs de desprenderse de la historia de sus padres. Así, Mariana D., quien fuera hija de Etchecolatz hasta que decidió cambiar su apellido y liberarse de su pasado, junto con Rita Vagliati, Erika Lederer, Alejandra Eboli y otrxs más, salen a levantar la voz que les silenciaron durante años.

Esta vez, el otorgamiento de la prisión domiciliaria al genocida Miguel Etchecolatz (jefe de la Policía Bonaerense durante la Dictadura cívico-militar-eclesiástica, a cargo de 21 centros clandestinos de detención y condenado en 6 expedientes por crímenes de lesa humanidad), quien hoy será traslado a la ciudad de Mar del Plata, fue el motivo para que Hijxs y ex Hijxs de Genocida se expida públicamente. A continuación, reproducimos el comunicado completo, en el que explican: “La pesadilla retorna al barrio, a hogares que conocemos, para recordarnos que alguna vez tuvieron el poder de quitar la vida en nombre del Estado”.

Repudiamos La Prisión Domiciliaria De Los Genocidas

Esos hombres, esos genocidas, que son o que fueron nuestros padres, están volviendo a sus casas, a nuestros barrios, beneficiados por jueces sin escrúpulos, de esos que perdieron la conciencia y la memoria, o que nunca la tuvieron.

Nos sentimos decepcionados por una justicia que empieza a borrar la idea de “Lesa Humanidad”, otorgando supuestas garantías constitucionales (como si fueran “gestos humanitarios”) o condenas irrisorias, equiparando de esta manera a los genocidas con delincuentes comunes. ¿Qué representa la prisión domiciliaria para un genocida?

El genocidio es un crimen aberrante contra todo el pueblo, que se sigue perpetuando a través del silencio, la complicidad y la impunidad que hoy, con la prisión domiciliaria del quizás más ejemplar de sus jefes, Miguel Etchecolatz, vuelve a cometerse.

La pesadilla retorna al barrio, a hogares que conocemos, para recordarnos que alguna vez tuvieron el poder de quitar la vida en nombre del Estado. El terror, para la sociedad toda, es siempre terror: ayer y hoy. Con su presencia vuelven a amenazarnos, a poner en peligro el entorno familiar, a decirnos que después de todo son más fuertes. Hoy volvemos a sentir el perfume del terror, el sonido de sus pasos sigilosos y la angustia por la justicia rota. Sentimos el miedo de andar por la calle y de vivir junto a los asesinos, que ya demostraron su poder en democracia con la desaparición de Jorge Julio López.

Repudiamos de manera categórica y expresa el otorgamiento de este beneficio procesal no solo a Etchecolatz, sino que también hacemos extensivo nuestro más hondo repudio a todos aquellos genocidas y cómplices civiles que desde el inicio de este gobierno se han visto sistemática y metódicamente beneficiados por diversas maniobras por parte del poder estatal.

Pero ya no cuentan con nuestro silencio asfixiante, hoy somos muchxs lxs hijxs y ex hijxs de genocidas que no callamos, que repudiamos profundamente lo que hicieron y lo que siguen haciendo hoy sus encubridores civiles.

No se arrepintieron nunca, no hablaron nunca, no colaboraron jamás con la memoria ni con la justicia ni con la verdad. Pretenden recordarnos su poder y de lo que son capaces. Y ellos, nosotrxs lo sabemos, son capaces de todo.

Juicio y Castigo a todos los genocidas

Cárcel común, perpetua y efectiva

Hijxs y ex Hijxs de genocidas

 

Aporte comunicacional:

Prensa Marcha.Org

Argentina

Título original: Hijxs y ex Hijxs de Genocidas repudian la prisión domiciliaria de Etchecolatz

Comparte esta noticia...Share on Reddit
Reddit
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *