Niños tachirenses alzaron sus voces contra el maltrato infantil

Antherson Márquez | VENEZUELA | SICCI (San Cristóbal – LUN.02.MAY / Redacción Prensa DCET) – A las 5.30 p.m. el Teatro Principal de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (Unet) abrió sus puertas para más de 450 personas deseosas de cultura quienes esta vez acudían al recinto a presenciar el concierto de gala final del II Encuentro de Corales Infantiles en conmemoración al Día Internacional de la Lucha Contra el Maltrato Infantil que se celebra todos los 25 de abril de cada año.

Ya adentro, desde el podio, Sonia Higuera en calidad de presentadora, daba síntesis de los tipos de maltratos que sufren 40 millones de niños y adolescentes solo en América Latina —estadística que la convierte en la región con mayor índice de maltrato infantil en todo el mundo—: «Muchas veces pensamos que es solo físico, pero también existe el maltrato psicológico, por negligencia, y quizás el más doloroso sea el abuso sexual hacia los niños».

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de la Directora de los Niños Cantores del Táchira, Valentina Rivas Durán, quien resaltó que el fin principal de este encuentro era «olvidar los temores, liberar el estrés y disfrutar de las cosas hermosas que tiene la vida: los niños del mundo»; en este caso, los niños de Venezuela.

¡Todo listo!: ¡Lleno total!…

Al escenario subieron 19 niños con cuatros, guitarra, maracas y mandolinas; provenientes de Santa Ana, municipio Córdoba. Verlos sobre el escenario fue evocar sin duda alguna las montañas tachirenses, esta vez figuradas a través de instrumentos de cuerda y percusión y matizadas con triangulares ruanas de terrosos pigmentos que parecían de «color tierraandina».

20 artistas —contando con su Director Wilson José Chávez Marcucci— integrantes todos de la Estudiantina San Joaquín de Santa Ana del Táchira abrieron el compás de presentaciones que buscó «sembrar valores a través de la música» cuando ejecutaron los valses Quinta Anauco de Aldemaro Romero, Corazones Unidos de Francisco J. Marciales y Recuerdos del Táchira de José Humberto Ocariz.

Pero fue con la interpretación de «Con tus calles que van, subiendo al cielo, para poder tocar, las nubes con las manos. Yo quisiera volcar en ti mi amor y mi destino, poder adivinar mi sombra en tus caminos…» que la solista Simoney Claret Chávez López capturó todos los aplausos tras hacer suyo el vals Nostalgia Andina de César Prato.

La Estudiantina San Joaquín finalizó con dos temas tachirenses que supieron inmediatamente a pizca andina con los bambucos Brisas del Torbes de Luis Felipe Ramón y Rivera y Tierra Tachirense de Jesús Chucho Corrales, quien con su alma regocijada desde la necrópolis municipal, una vez más ratificó lo que ya sabíamos: «En tu camposanto cuando yo muera me quedaré».

El turno llegó para el Coro Infantil Manos Blancas de Fundamusical Simón Bolívar. 34 dulces niños, 23 de ellos en la parte oral y 11 en el Coro de Señas, dirigidos por Dionny Amaya, Katty Araujo, Yudelkys Serrano y Eva Nava presentaron temas pertenecientes a los géneros merengue, guabina y canción de cuna.

Aquí el Tío Simón bajó del cielo con su liquilique beige pero con sus «manos blancas» luego de que los nenes iniciaran su presentación cantando el famoso tema El Becerrito, mejor conocido como La Vaca Mariposa del siempre recordado Simón Díaz.

Hermoso recital que dio paso al tema Mariposa de Leonor Buenaventura y posteriormente a la Canción de Cuna para un Arroyo del autor Francisco González compuesta por Javier Gustavo Gómez para completar sus tres temas de participación.

Mas tarde, 13 «ángeles» de la Coral Infantil Andrés Bello dirigidos por Floraly Avendaño Benedetti estremecieron al público con sinceras risas e intermitentes aplausos cuando acompañados de lenguaje mímico interpretaron el tema El Espanto de Adelys Freites, El Papagayo de Serenata Guayanesa y el joropo Alma Llanera del compositor y músico venezolano Pedro Elías Gutiérrez.

De la mano de la directora María Fernanda Cárdenas subieron 5 niños y 14 niñas integrantes de la agrupación Voces Blancas del Táchira a ejecutar dos canciones de su repertorio: El Muñeco de la Ciudad —esta vez con arreglos de Alexander Carrillo, tema que por cierto estuvo acompañada de aplausos por parte del público—, y cerraron su participación con la canción africana Maketumé.

Posteriormente, 20 nobles infantes pertenecientes a los Niños Cantores de Palmira asombraron a la audiencia con los temas Ruego de la compositora venezolana Nazyl Báez Finol, Canon Des Scats de Pierre-Gérard Verny y la ovacionada pieza Goza Mi Calipso de Albert Hernández que dirigió magistralmente Luisana Caicedo.

En la cresta del Encuentro, los 18 niños visitantes de la Coral Infantil Sucre del Estado Aragua, acompañados por su director Alejandro Rondón, dieron gracias con su Aleluya en idioma Zulú y presentaron otros cuatro temas como Vois Sur Ton Chemin, de la película Les Choristes, When You´re Smiling de Louis Armstrong, Penélope de Joan Manuel Serrat y el ritmo cubano Cumbanchero de Rafael Hernández.

Todos lucían impávidos en el escenario, mientras que sus torrentes voces parecían venir de un tornado que al mismo tiempo los erigía incólumes sobre las tablas. Obediencia a mil y ovación de pie. Así fue la presentación de la Asociación Civil Coral Infantil Sucre, un plus al Black Power afroamericano y que sin duda alguna cala perfectamente en la conocida frase «Lo negro es bello».

Cerrando con broche de oro, 48 pequeñas grandes voces provenientes de la emblemática agrupación Niños Cantores del Táchira hicieron furor en el escenario cuando interpretaron de la mano de Valentina Rivas los temas Chim Chim Cher-ee de los hermanos Sherman, Danza Húngara N.º 5 de Johannes Brahms, Esta Noche Serena de Vicente Emilio Sojo y, bajo la dirección de María Teresa Rivas, la lucida canción de cuna indígena Fanei compuesta por su papá Rubén Rivas.

Aplomo, disciplina y talento, son algunos de los calificativos que más le calzan a esta agrupación infantil perteneciente a la Dirección de Cultura del Estado Táchira (DCET) quienes ya se aproximan a celebrar por todo lo alto su aniversario número 33 que podría llevarlos a la Fiesta Coral de América «Cantapueblo» en Argentina.

De la mano de coral infantil de Cagua, la directora Valentina Rivas recibió una estatuilla como aprecio y admiración que otorga la Alcaldía del Municipio Sucre del Estado Aragua a todos los cultores que hacen una labor estupenda en pro del desarrollo cultural de la nación.

Ya como regalo final para el público presente todas las agrupaciones corales se unieron en un canto común para interpretar Luna de Maracay y Cantos de mi Tierra bajo la conducción del director invitado Alejandro Rondón.

Reconocimientos por doquier: A este concierto acudió el director de @CulturaPotencia Oscar Armando Duque Pérez quien expresó que el encuentro sirve además como termómetro para medir la preparación y el rendimiento de las corales infantiles quienes ven en esta muestra una oportunidad para conocer a otras agrupaciones corales.

Mientras que en voz de Rubén Rivas hay que seguir haciendo este tipo de eventos ya que nos muestran que el futuro de este país es prometedor porque tenemos seres humanos en preparación, «estas son las semillas que serán los venezolanos del mañana. Nuestros próximos talentos ya están en formación y lo están haciendo a través del canto que sensibiliza y hace al ser más humano».

Fueron siete agrupaciones corales y casi dos centenas de pequeños artistas en escena quienes alzaron sus voces en contra del maltrato infantil, todo esto durante el II Encuentro de Corales Infantiles que organizó por todo lo alto el equipo de los Niños Cantores del Táchira y que tocó durante dos días dos importantes locaciones del municipio San Cristóbal: la Iglesia El Ángel de Barrio Obrero el día viernes 29 y el teatro principal de la Unet el sábado 30 de abril.

Aporte comunicacional:

Prensa DCET

Antherson Márquez

Fotos: Marcelo Delgado.

Comparte esta noticia...Share on Reddit
Reddit
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *