El fascismo de la mano de Trump y Almagro

VENEZUELA | Por Diego Olivera Evia – Las clases medias arribistas de América Latina. La realidad de América Latina ha variado en la segunda década del Siglo XXI, los efectos de los proyectos alternativos y progresistas han sufridos los embates del capitalismo neoliberal, los gobiernos de Barak Obama y ahora de Donald Trump, han buscado una salida muy similar al golpe de Chile en 1973, donde el odio y el modelo fascista se apodero de las clase medias, utilizando a grupos desclasados y marginales para aplicar la violencia irracional.

Los nuevos mecanismo de subversión, son ahora los congresos donde las mayorías derechistas, a través de la mentira y la manipulación han logrado despojar, de sus cargos a presidente como Zelaya de Honduras, Lugo de Paraguay, a Dilma de Brasil, esta última despojada de su cargo sin pruebas, para que subiera el corrupto y farsante Temer, ahora si cuestionado por la justicia como delincuente y ladrón.

Los millones de dólares de EEUU, invertidos por la Central de Inteligencia Americana (CIA), como la USAID, han creado en Latinoamérica una difusión de las clases medias y altas, como mecanismo de subvertir el orden y crear grupos de choque, al mejor estilo de la Alemania Nazi, donde los hijos de los alemanes, eran capaces de traicionar a su familia y entregarla a las hordas fascistas.

Estos hechos se han repetido en la Italia de Benito Mussolini, con sus camisas pardas y en España con el franquismo, hoy esas experiencias son parte de una nueva realidad, en América Latina definida como el patio trasero de los Estados Unidos, en una visión racista de los pueblos latinoamericanos, donde el objetivo es crear una sociedad de antivalores, donde el capital y los modelos neoliberales han creado un brecha en las clases sociales, para dividir a los latinoamericanos en la búsqueda de controlar los recursos naturales de la región.

Es imposible no visualizar que los mecanismos creados por EEUU y sus socios de la OTAN, de usar a grupos terroristas, como han sido las revoluciones denominadas naranjas, como el ejemplo de Ucrania con grupos fascistas y una violencia criminal, lograron golpes para desestabilizar a naciones de la antigua URSS, como crear una nueva realidad en la Europa oriental.

El fenómeno de la creación del denominado estado Islámico, conocido como ELI o Dahes en árabe, creado y armado por EEUU, después de la destrucción de Iraq, donde el gobierno de Obama, como la canciller de su mandato Hilary Clinton, con el apoyo del sionismo israelí, crearon una nueva crisis mundial en el Medio Oriente, con efectos colaterales en Europa, con atentados violentos de odio, usando el decapitación de seres humanos árabes y cristianos, estos grupos han creado casi un millón de muertos, solo el Siria más de 400 mil personas.

Este tipo de violencia es parte del modelo imperialista, que se ha desarrollado en el Mundo, no solo en América Latina, sino en el Oriente las crisis con Corea del Norte, los ataques y la mentira sobre Rusia se ver a esta nación como una amenaza, bloqueando las fronteras con la OTAN, de la misma manera con China y su desarrollo económico, también medio oriente es parte de su geopolítica, ahora la crisis con Catar y la guerra de Arabia Saudita contra Yemen, de la misma manera el genocidio contra los palestinos de Israel y los ataques de Turquía al pueblo Kurdo, con asesinato y violencia estos son los efectos de Obama y Trump un mundo de terror y genocidio.

Las clases medias arribistas de América Latina

La nueva realidad de América Latina con los planes violentos de las derechas, ha creado una nueva realidad, luego de los avances de varias naciones con propuestas alternativas al capitalismo neoliberal, en casi un década de desarrollo medio, surgen los ataques de la burguesía y los capitalistas, siendo su arma principal los sectores arribistas de la clase media, un sector de la sociedad sin patria, ni bandera. No conciben a los sectores sociales y populares como parte de la sociedad burguesa, el avance del arribismo de pequeños empresarios o funcionarios públicos, se creen un casta y sueñan que los ricos los recibirán como iguales, pero no pasan de ser de medio pelo, sin valores éticos ni morales.

La violencia de estos sectores ha sido el instrumento de la derechas, el uso de la mentira, el control de los medios de prensa capitalistas, para crear falsos positivos, asesorados por la USAID y la CIA, han creado la imagen de nuevas revoluciones de colores, un eufemismo de la realidad, las imágenes de estos grupos violentos son parte del esquema desestabilizador. El odio y el racismo es parte de esta guerra de cuarta generación, donde el lumpen, los delincuentes, los sicarios y paramilitares, además los narcotraficantes son los ejecutores de los asesinatos, esta realidad se ve en Colombia, México, ahora en Venezuela, Bolivia, Ecuador, entre otros países, donde los cacerolazos y ahora los asesinatos son parte de esta nueva estrategia imperialista.

La falta de moral de unos arribistas, que sueñan se parte de la alta burguesía, son factores anti populares, la falta de valores de estos grupos o desclasados, porque no son pueblo, ni ricos, muestran la inmoralidad como parte de sus denominadas marchas “pacificas”, los grupos terroristas cada día más sofisticados y ridículos como caballeros andantes, con sus escudos, con millonarios gastos, se suman a mujeres casi desnudas, con sus pechos al aire, como el uso de niños como escudos o armadores del coctel molotov, personas tirando heces fecales o botellas agua congelada, y ver a estos inmorales mandar a los hijos de los otros a la muerte, mientras los suyos están en EEUU o Europa.

No olvidar los orígenes fascista de estos grupos, que desprecian a los afro latinoamericanos, a los indígenas, a los asiáticos, y todas las etnias diferentes a los anglosajones, como EEUU y Europa, lamentablemente no reconocen que nuestro continentes es de zambos y mestizos, muchos con un pasado afro o indígena, como decía el poeta Nicolás Guillen de Cuba, “Ayer me dijeron negro, pero el que me decía era tan negro como yo, tan blanco como tú te vez, pero tu abuela te llama negro, sácala de tu cocina a tu mama Inés”.

Lo peor en la sociedad humana es el arribismo, el fascismo, el odio como mecanismo de frustración, de una sociedad disociada, donde la vida no tiene valor, el oportunismo como forma de vida, donde ves a los denominados izquierdistas apoyando al capitalismo, a EEUU, no tienen patria, ni bandera, nada respetan de los símbolos patrios, niegan a los próceres de sus países y prefieren alabar a los Yankes con sus remeras o franelas, son una burda copia de un burgués, son la esencia de la mentira y la falsedad de sus triunfos, son un mala copia de la sociedad humana.

 

diegojolivera@gmail.com

Noticias relacionadas:

Comparte esta noticia...Share on RedditShare on Google+Email this to someonePrint this page