16 de julio en Venezuela: triunfo de la Revolución Bolivariana

VENEZUELA | Por Ayelén Correa – Distintos sectores políticos y partidarios de la derecha opositora al gobierno de Nicolás Maduro han convocado pública y abiertamente a un “plebiscito” nacional para consultar a la población sobre temas vitales de la Nación, como la continuidad del presidente de la república en su cargo y la concreción del proceso constituyente en marcha.

A pocos días de realizarse, esta iniciativa ya representa un triunfo político y simbólico para el proyecto colectivo conocido como Revolución Bolivariana. En primer lugar, porque las vocerías de la oposición han venido embanderando un discurso público de legitimidad y defensa de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV)1. Esa Constitución odiada, incendiada en las calles por figuras públicas de la oposición, ahora sí es el alma mater de la Nación. Triunfo de la Revolución Bolivariana.

En segundo lugar, porque reivindican y utilizan los mecanismos de participación democrática directa como nunca antes lo han hecho, luego de una campaña deslegitimadora sobre las organizaciones populares de base. Las Mesas Técnicas, los Consejos Comunales, las Comunas Socialistas y las Asambleas de Ciudadanos y Ciudadanas ahora sí existen. Ahora sí es válido que todas las personas sin discriminación alguna, usen su voz y voto para expresarse. Triunfo de la Revolución Bolivariana.

Además, con la iniciativa abierta y pública del 16 (a la que nunca podremos llamar plebiscito), publicitada en los medios de comunicación privados, se evidencia el pleno ejercicio de la democracia en Venezuela, que por manual de Guerra de Baja Intensidad la oposición ha llamado “Dictadura”. De esta manera, reafirman que la libertad de expresión es un derecho consagrado, que le permite realizar un nuevo “show semiótico-comunicacional” para la audiencia transnacional. Se desmorona entonces su discurso de la persecución política por parte del gobierno bolivariano. Triunfo de la Revolución Bolivariana.

Cabe preguntarse, por qué el 16 de julio, la oposición no pregunta al pueblo si desea continuar con las acciones de desestabilización y violencia sistemática que vienen promoviendo. Es que en realidad no les interesa en lo absoluto lo que el pueblo piense al respecto, sino los titulares en medios de comunicación internacional y las tendencias en las redes sociales.

Reconocido el triunfo de la Revolución Bolivariana, hace falta subrayar lo que decenas de funcionarios públicos, militantes políticos y líderes sociales han manifestado: la actividad del 16 es ilegal y autoritaria, como gran parte de las acciones llevadas adelante por la oposición desde 2002. No ha recurrido a ninguno de los entes competentes en participación ciudadana, Constitución, Poder Electoral, etc. Y es adrede. Pero no necesita que sus acciones sean legales, necesita contextos de frustración social para lograr imponer una Guerra Civil en Venezuela. Otro triunfo del pueblo chavista y la Revolución Bolivariana: la extensión de la paz en la inmensa mayoría del territorio nacional, conviviendo con la violencia focal, en una decena de ciudades con condiciones especiales para la conflictividad y con grupos violentos pagados.

Entonces: detrás de la actividad del 16, no se encuentra ninguna intención de profundizar la democracia, ni de oír al pueblo venezolano, que se va a pronunciar el 30 de julio eligiendo a candidatos y candidatas de todos los partidos políticos para formar parte de la Asamblea Nacional Constituyente, prevista en la Constitución de 1999.

14 de julio, Táchira, Venezuela

Noticias relacionadas:

Comparte esta noticia...Share on RedditShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *