10 ideas para recuperar el salario de los trabajadores

VENEZUELA | OPINIÓN Por: Oscar Javier Forero – En los últimos dos años se han decretado 12 incrementos salariales, esto denota un esfuerzo por parte del ejecutivo nacional para con los asalariados, pero también denota una incesante y cruenta inflación que arropa cualquier aumento en el ingreso de los trabajadores.

La inflación venezolana, además de ser altamente especulativa, tiende a alterarse por diversos factores: El incremento del dólar paralelo como si la totalidad de la economía dependiera del dólar, un aumento en el IVA, la caída arbitraria del bolívar con relación al peso colombiano, el aumento de la gasolina (por muy pírrico que sea dicho ajuste), el aumento de los servicios, el exceso de liquidez pero también la escasez de efectivo, las compras nerviosas sobre todo si son de productos de primera necesidad y, por supuesto, los incrementos salariales.

Lo extraño de todo ello es que cuando el dólar paralelo retrocede, el IVA disminuye (como ocurrió en 2008), la relación bolívar/peso mejora, la gasolina prácticamente se regala, los servicios no aumentan y el valor de los alimentos en el mercado internacional caen, igual se incrementan los precios tal como si todo estuviera al alza.

En el caso del salario hay una falsa premisa-mito aceptada por trabajadores, políticos, periodistas, empresarios y demás: Si el salario mínimo se incrementa un 50%, todos los productos, bienes y servicios tienen que aumentar “inmediatamente” 50%, para cubrir el incremento salarial, como si los costos de producción no tuvieran costos fijos y costos variables y como si la nómina fuera el único gasto que tienen las empresas. Sin embargo no me detendré allí.

La brecha entre salario real y salario nominal se incrementa de manera dramática, para muchos resulta más rentable quedarse en sus casas que acudir a trabajar, el sólo hecho de gastar más de ¾ partes de su salario en transporte, cada vez más caótico, dan fe de ello.

Muchos de los que por compromiso o deber deciden acudir a sus espacios apenas medio se alimentan, esperanzados en que dentro de poco esta situación comenzará a mejorar, no obstante, cada vez que se anuncia un nuevo salario, la esperanza rápidamente es absorbida con la misma velocidad que se diluye el aumento.

La realidad, nos guste o no, nos dice que los aumentos salariales que decreta el Ejecutivo son insignificantes para la velocidad con que aumenta la inflación: Mientras que ésta sube a duras penas las escaleras la inflación lo hace en ascensor. La compleja situación económica, la dramática indefensión de los asalariados ante la voracidad del mercado y la muy posible semiparalización por el ausentismo laboral en masa, obligan a idear nuevas estrategias que vayan más allá de la tradicional y muy estropeada política de aumento de sueldos. Por ello, y en aras de contribuir a recuperar, progresivamente, el salario de los trabajadores y trabajadoras, me remito a proponer una serie de ideas para el debate:

1.- Efectuar incrementos especiales para sectores estratégicos: Para burlar la ola especulativa que se genera una vez se anuncia un nuevo salario, el ejecutivo debería fragmentar los incrementos por Ministerios, comenzando por generar alzas significativas (superiores el 250%) en los sectores que considere estratégicos como los trabajadores de la salud y la educación, por solo mencionar dos casos.

2.- Eliminar el salario mínimo: Países como Dinamarca, Alemania, Italia, Austria, Finlandia, Suecia y Noruega no cuentan con la figura de salario mínimo, no obstante el ingreso medio de los trabajadores es más elevado que el resto de los asalariados de la Unión Europea. La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) podría derogar temporal o totalmente esta norma y liberar los sueldos. Esto generaría mayor competencia para los empleadores al momento de contratar y mejores sueldos.

3.- Aprobar bonos especiales para los trabajadores públicos: A través de figuras como el Carnet de la Patria, el Ejecutivo podría aprobar bonos especiales para los trabajadores de la administración pública. De igual forma podría aprobar bonos especiales de transporte o de alimentación que dignifiquen un poco la vida de los funcionarios públicos.

4.- Garantizar que a cada trabajador le llegue una caja con alimentos CLAP mensual: El Gobierno Nacional podría garantizar la dotación mensual gratuita de una caja especial CLAP para los trabajadores de la administración pública. Lo mismo podría hacer con los pensionados, en las escuelas y liceos podría garantizar planes concretos de alimentación escolar, así como en hospitales. Quienes juegan a la intervención militar se escudan en el “corredor humanitario”, nosotros soberanamente podemos hacer un verdadero corredor humanitario que lleve alimentos y no balas como se quiere. Dejar de otorgar dólares preferenciales y jugosos créditos a empresas de maletín, pillos y maleantes, es elemental para ello.

5.- Pagar utilidades, prestaciones sociales y cajas de ahorro de los trabajadores en Petros: El Gobierno Nacional podría cancelar una parte de las utilidades de fin de año 2018 en Petros, a su vez pagar la totalidad de las prestaciones sociales en ésta moneda virtual y así como el aporte del Estado como patrono, correspondiente a las cajas de ahorro de los trabajadores. Esto representaría un importante alivio y ahorro para la clase asalariada venezolana.

6.- Crear granjas de minado que le aporten dividendos a los trabajadores: Generando recursos extras, por medio del incremento a la gasolina o través de impuestos a las transacciones altas, por solo mencionar dos ejemplos, el Ejecutivo Nacional obtendría el capital para crear granjas de minado de Bitcoin, Ethereum o Litecoin, que aporten dividendos mensuales distribuidos entre los cerca de 3,5 millones de trabajadores con que cuenta la administración pública nacional. Una sola granja de minado puede aportar hasta 1000 bitcoins al mes, lo que seria igual a una utilidad cercana a los 3,2 dólares por trabajador (874.000 Bs a tasa paralela).

7.- Decretar incrementos salariales en Petros: El Ejecutivo podría decretar incrementos salariales que engloben una parte de éste en bolívares y la otra en Petros que sean transables de manera inmediata en supermercados, farmacias y demás locales comerciales. Que cada trabajador público venezolano reciba un octavo (1/8) de Petro por incremento salarial equivaldría a 2 millones de bolívares (Más de 200% del salario mínimo integral actual).

8.- Incluir dentro de los cálculos para las incidencias laborales al valor del cesta ticket: Otra forma de mejorar el ingreso de los trabajadores, y hasta de hacer justicia, es incluir el valor del cesta ticket para el calculo de las incidencias laborales de los asalariados: Vacaciones, aguinaldos, bonificaciones especiales, etc.

9.- Establecer la jornada laboral de solo medio tiempo y cancelar horas extras: Tomando en cuenta lo reducido que se encuentra el salario actual de un trabajador promedio y la precaria situación del transporte, el Ejecutivo Nacional podría decretar una jornada de trabajo especial de medio tiempo para permitir que los asalariados busquen en sus ratos libres otros medios para generar ingresos. A su vez, deberían habilitarse los mecanismos para que se les cancele horas extras a los funcionarios públicos que ameriten cumplir de manera estricta sus horas formales de trabajo.

10.- Crear un fondo especial de dividendos para los trabajadores: A través del incremento a la gasolina, al lujo, a las altas transacciones bancarias o creando un ahorro petrolero (aprovechando el buen precio del barril de petróleo a la fecha), se podría crear un fondo especial que aporte de manera anual dividendos.

De seguro hay muchas más ideas en torno a un tema tan sensible como este, el ingenio y la creatividad de nuestro pueblo es infinita, solo basta con ser escuchado por quienes toman las decisiones.

@Oscar_forero83

Oscarjforero83@gmail.com

https://economiayrebelion.blogspot.com/

Comparte esta noticia...Share on Reddit
Reddit
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *